jueves, 2 de junio de 2011

No subas encima de la mesa


Una sencilla mesa de centro puede convertirse de la noche a la mañana en un elemento de polémica entre mis hijos y yo. - ¡No te subas a la mesa!- se ha convertido en un aviso machacón ineficaz al que no hacen ni caso. Están emocionados con sus progresos, empiezan a andar y sobre todo a trepar, así que, la fantástica mesa de media altura del salón es el lugar elegido para poner en práctica sus escaladas.
Nunca se debe subestimar la capacidad de un niño para mover muebles, subir o volcarlos. Forma parte del aprendizaje y pueden sorprender con cualquier ocurrencia. Sillas que se trasladan de un lugar a otro, cunas con ruedas que se desplazan, puertas de armarios que se abren…todo un mundo dispuesto a ser explorado por dos pequeños que no están quietos. Lo que ingenia uno de los niños, lo refuerza el otro.
Comprendo que ensayen sus habilidades, aunque han sufrido alguna caída con coscorrón, pero parece no importarles, pues vuelven a subir encima de la mesa con una rapidez increíble. También intento marcar unas sencillas normas e insisto en que abandonen ciertos juegos que pueden resultar peligrosos, pero parecen no entender. Me temo que voy a repetir un montón de veces más el  -¡baja de la mesa!- , pienso que la vigilancia, el lenguaje directo y la paciencia son la mejor opción. Retirar muebles no entra en mis planes, pues estoy segura que los mellizos, tras el reto de la mesa de centro viene la conquista del maravilloso mundo del mullido sofá.

21 comentarios:

  1. Cuanta razon hay en tus palabras...jajaja...se perjudican en la medida en la que se involucran...
    Los mios estan mas o menos igual...aunque el sofa es alto y de momento me libro...

    ResponderEliminar
  2. Buf, tiene que ser una locura. Escalar en una mesa? Que miedo!

    ResponderEliminar
  3. Jajaja. ¡Qué gracioso! Me recuerda a mi hermano, cuando él tenía unos dos años y yo ocho. Él estaba en la cuna y yo dormía en la cama de al lado. Pues bien, hubo un momento en el que empecé a despertar con él al lado, y sin explicarme cómo. Ya un día descubrí que empujaba la parez con las manos y hacía fuerza para arrastrar la cuna (con ruedas) hasta mi cama. Entonces daba un saltito y... ¡a mi cama conmigo! :o)

    Qué recuerdos...

    Puede que ahora te desesperen un poco, pero tal vez en el futuro te rías bastante al recordarlo. xD

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. el mío se sube por las paredes, trepa a todos los lados, arrastra todas las cosas de la casa, desplaza la mesa de centro, se sube a ella...,cualquier altillo que ve es para subirse, en casa o en la calle, y lo último, tira los libros de la librería al suelo para utilizar las baldas como peldaños y subir....
    ahora tiene 18 meses, pero empezó a andar con 9 meses y tiene un rodaje ya que estoy todo el día corriendo detrás de él....

    ResponderEliminar
  5. Uff lo del "baja de la mesa" también es algo muy común en mi casa, además que cogen una habilidad sorprendente y un 1 seg ya están encima, es increible

    ResponderEliminar
  6. Estas en una nueva etapa y a veces desespera.

    Yo cuando veia que cuanto más "no" decia ella "si". Yo lo que hacia es dejarla hacer y cuando veia que con eso ya no requeria mi atención entonces pasaba a otra cosa lo malo es que a veces era más peligrosa la segunda cosa y entonces ya claro no le podia dejar.

    ResponderEliminar
  7. Es increíble la fuerza que tienen para mover cosas.
    Y es cierto que por mas que se lastimen lo vuelven a intentar. Elián ayer jugando con una caja se resbalo y se golpeo, nada grave, pero estuvo llorando un ratito. Cuando se le paso, que fue a buscar? Si muy bien.. La caja otra vez.

    Yo bromeo con que él va a creer que se llama “No, Salí de ahí” o “No, solta eso” etc... jaja

    http://lamamadeelian.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. Yo tampoco quitaría la mesa, porque buscran otra cosa que les guste. Me ha gustado lo que has dicho de vigilancia, el lenguaje directo y la paciencia, sobre todo la paciencia es clave. Tienen que estar para comerselos a los dos, que lindos!!! Un besazo

    ResponderEliminar
  9. Marta: los mios estan iguales con las mesas, pero todavia no lograron subrise. Yo hice una decoracion mas minimalista, pero la mesa, pero la deje!!!

    La verdad que surge el NO...y creo que lo usaremos muchos años!!! :)

    besos enormes,

    lucre

    ResponderEliminar
  10. Tienes que estar con mil ojos,madre mía,jejeje!!!

    ResponderEliminar
  11. Corrección: Parez por pared, jaja

    ResponderEliminar
  12. Ay Marta, se acabó la tranquilidad!!!! Cuando empiezan a caminar, a escalar sillas, mesas, muebles -incluídos los de la cocina-, descubrir que pueden saltar de la cuna enganchándose a los barrotes como lagartijas y, lo mejor, botar sobre la cama y el sofá como si fueran colchonetas elásticas..... estás perdida!!!! Ánimo, es la mejor manera de mantener el tipín sin pasar por el gimnasio, jajajajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Fany, además donde va uno le sigue el otro! gracias por comentar.

    Drew, escalar la mesa, dentro de la lavadora, robar galletas, hay para varios post! Pero debo reconocer que son bastante tranquilicos, simplemente son tienen ansia de aprender.

    Enrique, cuando ví a la Nena arrastrar la cuna, la dije que no lo hiciera pero se me escapaba la risa!! Jajaja

    Mama de un bebote, en lo de andar, estos mios todavía son prudentes. Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Mis chicos y yo, por más que les repito, ellos insisten, les ha gustado lo de subir y bajar de la mesa. Un saludo.

    Nieves, también me funciona entretenerles con otra cosa o poner la cara de mal humor.

    Marina, te creo totalmente, despues de la Nena caerse, allí que se subió otra vez. Desde bien pequeños el hombre tropieza dos veces con la misma piedra, no? jejeje

    ResponderEliminar
  15. Maria, gracias! Paciencia y comprensión. Hay que ponerse en la mente de dos bebés exploradores. Están geniales estos peques!

    Una madre Pikler, Tienes razón, armarse de buenas dosis de paciencia e intentar que aprendan algunas normas. Otro reto! Saludos Lucre.

    Jeza Bel, es cierto, y es lo que toca!

    ResponderEliminar
  16. Maria Jose, Hola! Siempre pensé que esto de trepar por los muebles eran comportamientos extremos de niños consentidos o nerviosos, pero realmente estoy comprovando que es parte del aprendizaje, espero que la situación no adopte situaciones semi-salvajes!! Jajaja, estaré atenta y intentaré moderar.
    De momento los mellizos no se enrabietan mucho, son tranquilos, entienden rápidamente el NO, aunque al instante se olvidan, pero como bien me avisas tú, esto ha comenzado! Gracias por comentar, Maria Jose y un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. El mío siempre ha sido muy tranquilo pero cuando tenía esa edad le dio por abrir un cajón del comedor. Ya le podía yo decir que no lo abriera que no había manera, incluso se pilló los dedos pero él seguía. Como sabía que no le dejaba, me miraba de reojo antes de volverlo a intentar. Son muy cabezones.
    Un beso y paciencia

    ResponderEliminar
  18. te leo y me recuerdas a mi,mi mesita de centro es el juguete que ams le gustaba a Jaime,ya no tanto pero hasta hace unos meses todo el rato subiendo y bajando y yo dentras de el como loca

    ResponderEliminar
  19. Yo he ido a casa de amigos que tienen incluso rodeados de papel burbuja las patas de los muebles y, la verdad, nunca me ha dado por ahí...Tú avisas y avisas y ellos lo tienen que aprender, a veces es con un golpe porque necesitan probar pero, para mí, eso es lo lógico.

    ResponderEliminar
  20. Ufffff! Qué recuerdos!!! Yo, cuando los míos tenían la edad de los tuyos, sí retiré muebles, libros de los libreros y hasta amarré una lámpara de pie y le puse cinta adhesiva a los cajones. No podía decir tantas veces ¡NO! en un solo día. Espero que tengas mucho éxito, pero se viene difícil. El mundo se pone taaaan entretenido y hay tanto por explorar...
    Paciencia!!!

    ResponderEliminar
  21. cómo te entiendo, y van a más. Ferran tiene 4 años y ahora hace peripecias por los brazos de sofá y saltos mortales, me tiene loca. así pasó una vez, que fue a hacer la voltereta en mi cama, no se fijó bien, y de cabeza que se fue al suelo.

    Joel, con casi 10 meses y sin andar y gatear aun, ya anda liándomela a veces. tengo que hacer una entrada de esto, de lo peligroso que puede ser algo tan inofensivo (o eso pensamos) como una alfombra de foam.

    un petó!

    ResponderEliminar