jueves, 16 de junio de 2011

Parques de bolas


He sido algo confiada al pensar que Los Centros de Ocio Infantil o Parques de bolas están adaptados para niños de todas las edades. Es cierto que tienen un espacio reservado para los más pequeños 0-2 años, pero encuentro que está dotado de escasas instalaciones. Os cuento.

Con motivo del cumpleaños de mi sobrina, asisto al Parque de bolas dónde va a ser la celebración, para entregarle su regalo, con la idea de dedicar a los mellizos un rato de entretenimiento y diversión. Es la primera vez que me presento en un lugar de estos y desconozco por completo el funcionamiento y las normas.

Nada más llegar la música está altísima, así que, imaginar lo asustados que se quedan los peques, que al momento se echan a llorar. ¡Un lugar desconocido y con semejante alboroto! Buaaa buaaa…un llanto apenado. Tras calmarlos decido que mejor entrar en el espacio destinado a bebés que está menos concurrido y dónde pueden acceder los padres para acompañarlos. Pero al descalzarme, enseguida me avisan de que sin utilizar calcetines no se puede entrar en este lugar reservado. Es obvio. Me quedo fuera observando. Apenas hay juegos en esta zona y la parte donde se ubican las bolas es de difícil acceso para mis pequeños  – un alivio para mí, pues creo que allí andan escondidos todos los virus del planeta esperando alguna presa-.  A los pocos minutos la Nena y el Nen me reclaman, acabo por sacarlos de allí y pruebo de trasladarnos al sector de inflables para niños más mayores. Tampoco en esta otra zona puedo estar, las normas de seguridad impiden que bebés jueguen cerca, el personal del Centro me lo hace saber enseguida.

Ciertamente no acabo de encontrar el lugar perfecto donde instalarme con los dos niños, temo que sean pisoteados, la música continúa muy alta, la cafetería es un gallinero desordenado de madres/padres, tropas de niños corriendo de un lado a otro…demasiado para una madre primeriza.

-¡Nos vamos a casa, chicos!- saco un mendrugo de pan para los mellizos mientras me despido de mi sobrina.

Una de las trabajadoras del Parque se acerca para recordarme que no se puede comer fuera del área destinada a la merienda. El mendrugo de pan no está permitido.

Salgo del local pensando que es un lugar bien diseñado para niños mayores de 3 años, es una buena opción para celebrar un cumpleaños durante el invierno, las instalaciones parecen seguras, es cómodo para los padres, se evita el engorro de los preparativos y los niños los pasan genial. En contra, es un espacio cerrado y atención a las madres primerizas inexpertas de estos lugares: ¡Ojo con los bebés muy pequeños, que pueden haber sorpresas!

14 comentarios:

  1. Madre mía, es cierto que estos sitios no son para niños pequeños salvo que estén poco masificados.
    Yo llevé al mío a uno de estos este invierno, era pequeñito, estaba él sólo con lo que podía estar a sus anchas, la cuidadora estaba sólo para él y la música bajita, bueno era el vídeo de los cantajuegos, pero a un volumen apto para niños.
    Si lo llevo a un sitio como el que comentas y me encuentro tal berenjenal hubiese huido como alma que lleva el diablo, jejeje.

    ResponderEliminar
  2. Yo iba con mis primas cuando eran pequeñas y coincido contigo en lo de la música, a los pequeños les asusta y a los mayores les pone todavía más nerviosos.

    Lo que si he pensado al leer tu entrada es: que poca flexibilidad, no? En vez de prohibir tanto, podrían haber intentado hacerte la tarde algo más cómoda, no?

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Si es curioso pero yo pensando que era un sitio ideal y luego te das cuentas que un dia sin nadie puede ser pero cuando hay mucho niño es estresante para los niños y los padres yo tambien la primera vez que fui fue decepcionante.

    ResponderEliminar
  4. En mi localidad antes había un centro de esos. Reucerdo que permitían el acceso a gente de 12 años, los cuales estaban junto a los de 11, 10, 9, 8, 7... y ¡3!

    Si no acabó algún niño o alguna niña durante aquella temporada pisoteado/a... suerte hubo que haber.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Toda la razon, yo voy con mis amigas mamis a uno que esta aqui cerquita, es inmenso, las insatalaciones geniales, pero la zona de 0 a 4 años me da la risa, no dejo yo alli a mis gemelos ni loca, me tiene venida alguna monitora para que los baje a jugar y yo, no gracias, que aqui los peques van a su bola y no miran a quien pisan, estan mejor en la silla, a mi nena ya me la empujo algun mayor y se quedo llorando sin que nadie hiciera nada...
    Y lo de la comida aqui es igual, pero mas de una vez le tengo dicho a la chica que mis hijos no comen mierdas, que su madre les trae un bocata, no te joroba...
    Cuando sean grandes y destrozones los llevare y les dare carta blanca, jajaja...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo tenía ganas de probar alguno, tendré que mirarlo bien antes de ir...

    ResponderEliminar
  7. Pues puede que suene prejuicioso pero no me gustan estos sitios, no me gustan, no lo puedo evitar, supongo que cuasi la gorda sea mayor me tocara ir e incluso me pedirá celebrar algún cumpleaños allí pero no me gustan... Un besito fuerte!!

    ResponderEliminar
  8. A mí no me gustan mucho tampoco.
    Cuando el mío era pequeñin lo llevábamos a una "escuela de padres" del barrio que tenía una piscinita de esas con bolas y el peligro principal era que si entraba no había manera humana de convencerle de salir, con lo cual acabábamos siempre con lloros, porque lo de pasar la noche allí no entraba en mis planes.

    ResponderEliminar
  9. aisss yo es que Jaime es muy borricote,y no le da miedo de nada,el año pasado en julio que fue el cumple de David el tendria 15 meses y se lo paso bomba!!!!

    ResponderEliminar
  10. Yo odio lo de la música tan alta. Es que no lo entiendo. Si no le gusta a nadie. Por lo demás, hemos estado en alguno pequeñito que igual había 10 ó 12 niños celebrando el cumpleaños y estaba bien,pero cuando ya son más grandes, más "industriales" al final es un rollo, yo algunos días llevaba a mis hijas, cuando había pasado bastante tiempo para recordar que la vez anterior no me gustó, y así cada vez.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Yo a Óli nunca le llevé hasta los 3 años y aún ahora con casi 5, me quedo pendiente porque muchas veces hay niños más mayores haciendo el loco y me dan un poco de miedo...más pequeño ni me lo planteaba.

    ResponderEliminar
  12. yo los evito a toda costa...incluso para los mayores. Cada vez que hay un cumpleaños en un parqque de bolas tiemblo!! Nó solo porque en invierno salen chorreando de sudor y se enfrían es que de la clase del mayor ya se han fracturado un compi la clavícula y otro el codo... Y para colmo de males el año pasado en un cumple mi mayor cogió piojos!!! y tuvo que ser alli porque era septiembre y aún no había empezado el cole.
    No los quiero, no...

    ResponderEliminar
  13. Ayer estuvimos en uno y fue estupendo la bruja se lo pasó de vicio!! así que supongo que dependerá del centro...
    En cuanto tenga un momentillo lo cuento, espero que no te importe que te enlace ;)

    ResponderEliminar
  14. el ultimo cumple del peque lo celebramos en Happy Play y la verdad que no tengo ninguna queja! se lo pasaron en grande y nosotros mientras tomabamos unas tapas en el bar que tienen!todo genial

    ResponderEliminar